La farmacia de la Custodia data del siglo XIV y jugó durante siglos un papel sanitario excepcional

Del 30 de noviembre al 8 de diciembre tuvo lugar en el convento de San Salvador una exposición de objetos de la antigua farmacia de la Custodia de Tierra Santa, algunos de los cuales han estado en museos célebres como de Versalles.

Conocida desde finales de 1353, la farmacia era importante en todo el territorio, pues durante mucho tiempo fue el único punto de referencia para la curación de enfermedades en Jerusalén. 

La farmacia de la Custodia de Tierra Santa ha sido durante mucho tiempo objeto de estudio de la profesora Paola Brusa de la universidad de Turín que, con motivo de la apertura de la exposición, ha presentado los resultados de su investigación. 

«Al ocuparme de las farmacias y viajar por el mundo, busco siempre intentar entender qué hacían, cómo vivían, y los objetos dicen mucho –explica la profesora Brusa-. Este sitio era un punto de referencia para curar las enfermedades. Teniendo una farmacia podían preparar medicinas en lugar de esperar a que llegasen de exterior».

En el estudio han colaborado también el Dr. Marco Parenti, visiblemente emocionado ante los objetos de su investigación, y el Dr. Pierangelo Lo Magno, experto en historia de la farmacia. Del examen de los tarros y de los componentes de las medicinas se ha llegado al diseño y realización de un laboratorio multimedia.

Colabora también en la exposición de San Salvador Sara Cibin, de Asociación Terra Sancta, que se ha encargado de escoger las piezas a exhibir, junto con el restaurador, teniendo en cuenta la representatividad de las escuelas y de las tipologías. «Los recipientes narran la historia de la Custodia y el importante papel que han desempeñado los franciscanos en Tierra Santa», señala Sara Cibin. Las piezas expuestas son de un periodo que oscila entre los siglos XVII y XVIII y provienen de Venecia, Savona y Turín.

«Estamos muy contentos de que el ayuntamiento de Turín colabore con nosotros y también estamos dispuestos a aceptar sugerencias, que serán debatidas con los que están estudiando el proyecto del museo –comenta el padre Eugenio Alliata, arqueólogo de la Custodia -. El proyecto del museo se desarrolla gradualmente. Está dividido en tres secciones: el área multimedia, situada en el convento de la Flagelación, ya abierta desde hace algunos meses. Después está la sección arqueológica, que es la renovación de lo que existía anteriormente, y esperamos completar el año próximo. Por último, está la sección histórico artística que se instalará en el convento de San Salvador con piezas procedentes del museo de la Flagelación, como estas de la farmacia y otras nuevas».

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here