La celebraciones por la reapertura del monumento a Moisés en el Monte Nebo concluyen en Navidad

A mediados de octubre se ha reabierto en Jordania el Monumento a Moisés situado en el Monte Nebo, que incluye algunos de los mosaicos más bellos del reino hachemita, además de la basílica que los alberga.  Se trata de uno de los santuarios y sitios arqueológicos más importantes y más visitados, no solamente del país, sino de toda Tierra Santa.

Junto a numerosas ceremonias religiosas, conciertos, visitas guiadas y actividades culturales con el objetivo de involucrar a la población local y a los turistas, el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para la Iglesias Orientales, ofició la misa en el templo el 17 de octubre, como enviado especial del Papa para la ocasión. Dos días antes, el Custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton había abierto las puertas del santuario, en un acto al que asistieron las autoridades jordanas.

El Monumento a Moisés sobre el Monte Nebo es el lugar donde, según la Biblia (Deuteronomio 34), Dios señaló a Moisés la Tierra Prometida. Allí murió sin pisarla. Si bien nadie ha llegado a saber oficialmente dónde se encuentra el lugar de su sepultura (come dice el mismo texto sagrado), a lo largo del tiempo las comunidades de monjes se establecieron sobre el Monte Nebo, perpetuando la memoria de Moisés en este lugar desde el siglo IV al siglo X.


 
A lo largo del siglo XX los arqueólogos de la Custodia de Tierra Santa –que en 1932 se volvió propietaria del lugar- sacaron a la luz el antiguo monasterio, la basílica y los maravillosos mosaicos que ella alberga. A fin de resguardar bajo techo y velar por la seguridad del sitio arqueológico, y al mismo tiempo exhibir todos los mosaicos realizados por los monjes a lo largo de varios períodos históricos, fue construido un nuevo edificio.

En ocasión del viaje apostólico a Tierra Santa emprendido en marzo del año 2000, San Juan Pablo II realizó una peregrinación al Monte Nebo y plantó un olivo junto a la capilla bizantina, como símbolo de paz.

Según informa AsiaNews, el programa de las celebraciones culminará con la misa de Navidad en la basílica, el 24 de diciembre a las 22 horas. El día anterior, viernes 23 de diciembre a las 18 horas, en la basílica del Monte Nebo se podrá escuchar el primer Oratorio de Navidad escrito por un compositor jordano, Tomeh Jbara, que dirigirá la orquesta y el coro Fountain of Love.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here