¿Cuándo apareció el alfabeto hebreo antiguo? Es complicado: derivó del fenicio y se confunde con él

Sarcçofago del Rey Ahiram de Byblos, con su texto fenicio del 850 a.C, en Líbano

Los textos bíblicos más antiguos se escribieron en lengua hebrea pero ¿con qué alfabetos? De hecho, en el siglo I, tras la destrucción del Templo de Jerusalén, los fariseos en su concilio de Jamnia en esa época crearon las bases del judaísmo moderno estableciendo que las obras espirituales judías creadas en lengua griega no eran parte del canon del nuevo judaísmo post-templo.

Entre esos libros que quedaban fuera del nuevo canon judío (pero aceptadas en las Biblias cristianas y que la Iglesia católica y la ortodoxa consideran Palabra de Dios inspirada) estaban el libro de Tobías, el de Judit, Sabiduría, Sirácida, Baruc, Macabeos I y II, y varios fragmentos en griego del libro de Daniel (Susana y los viejos, Bel y el dragón, el himno de los tres jóvenes…)

El criterio lingüístico y geográfico era importante para los fariseos reunidos en Jamnia en el siglo I: aceptarían como Escritura Sagrada lo escrito en Palestina (en sentido amplio) y en lengua hebrea.

El hebreo siempre fue una lengua sagrada, la lengua en la que el Dios de Israel se habría manifestado y seguía manifestándose en la Escritura. En la época de Jesús, sin embargo, parece que el hebreo se usaba sólo en la liturgia y en las sinagogas, mientras que la gente hablaba en las calle y en la vida cotidiana el arameo (lengua semítica parecida) y las personas cultas usaban el griego para los negocios y asuntos internacionales como hoy usamos el inglés.

Pero, ¿cuál es el texto hebreo más antiguo que tienen los arqueólogos? En realidad es un debate sobre qué se considera “texto hebreo”, porque los textos más antiguos que quizá se pronunciaron en hebreo en realidad están escritos en alfabeto fenicio o proto-fenicio.

Al respecto hay un debate que recoge la revista de la Biblical Arqueology Society Arqueología Bíblica, con 4 grandes candidatos, restos escritos que llegan del remoto pasado; algunos autores querrían datarlos todos o varios de ellos hacia el año 1.000 o aún anteriores:

– el óstracon de Qeifaya, descubierto en 2008 en Khirbet Qeiyafa, en la antigua frontera entre Judá y Filistea; son 5 líneas de texto en una cerámica rota, de interpretación debatida

Óstracon de Qeifaya, de difícil lectura

– el calendario de Gézer, al noreste de Jerusalén; se sospecha que era un trabajo de niño en la escuela con la lista de tareas agrícolas de los 12 meses

Reproducción del calendario de Gézer

el abecedario de Izbet Sartah, encontrado en 1976; de nuevo unas incisiones en forma de abecedario en un trozo de cerámica; tres de sus letras parecen casi idénticas a sus equivalentes griegas, y parece escrito de izquierda a derecha (al contrario que el hebreo y árabe actual… la relación con el griego es dudoso porque no se sabe el origen del alfabeto griego que aparece hacia el 750 a.C.)

el abecedario de Tel Zayit, encontrado en 2005 al sur de Jerusalén, incisiones en piedra blanda, quizá obra de un aprendiz de escriba

Así son las letras de Tel Zayit

Parte del problema está en que el alfabeto y el idioma no son lo mismo: el alfabeto latino puede usarse para escribir latín, inglés, español… Podemos encontrar un texto en alfabeto latino y dudar de a qué idioma pertenece. Por ejemplo, hoy en día, en Kazajistán, hay un plan del estado para que el idioma kazajo deje de usar el alfabeto cirílico (el del ruso) y pase a usar el latino en 2025. ¿La lengua hebrea antigua se escribió en otros alfabetos antes que en hebreo? Casi seguro así fue.

Parece casi seguro que el hebreo empezó a escribirse usando el alfabeto fenicio (o más bien un protofenicio, ya que se considera que el texto fenicio más antiguo que tenemos, propiamente dicho, es el sarcófago del rey Ahiram, es del año 850 a.C.).

Texto en alfabeto fenicio alabando al Rey Ahiram en su sarcófago, y maldiciendo a quien osara dañar la tumba o los restos… es el texto largo (de varias frases) más antiguo en alfabeto fenicio, hacia el 850 a.c

En 2012, en Biblical Archaeology Review, Christopher A. Rollston considera que antes de esa época, en el siglo IX a.C., el alfabeto proto-fenicio era lo que se usaba para escribir hebreo. Cuando en 2008 se descubrió el óstracon de letras casi borradas de Qeifaya, hubo quien pensó que era una prueba antiquísima de alfabeto hebreo. Rollston cree que cuesta tanto traducir este óstracon porque es alfabeto proto-fenicio y porque el idioma no es hebreo, sino cualquier otro idioma semita (que usa el mismo sistema de raíces). Podía ser una lingua franca internacional usada entre pueblos semitas, e incluso ser un texto traído de muy lejos.

Rollston y otros analistas modernos también creen que lo que leemos en el calendario de Gézer no es realmente alfabeto hebreo, sino fenicio. Frank Cross es otro especialista que dice que puede ser alfabeto fenicio pero ya con “innovaciones rudimentarias que darán origen a la escritura hebrea emergente”.

El texto de Tel Zayit es también plenamente fenicio, afirma Rollston. Y el abecedario de Izbet Sartah, aunque parece que probablemente sea un texto del 1.200 a.C., quizá el más antiguo de los cuatro, considera que es también una forma de proto-fenicio.

Rollston y muchos más consideran que a la luz de los hallazgos actuales, el tipo de alfabeto claramente hebreo que se usó en la Biblia y perduró apareció paulatinamente hacia el 750 a.C, nacido del alfabeto proto-fenicio. Por supuesto, los imperios vecinos (Egipto, y los sumerios, acadios, babilonios y luego asirios) llevaban muchos años usando otros sistemas de escritura y escribiendo su propia literatura que influyó en los textos e historias del pueblo de Isarel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here