«”Vidas Comprometidas”, un instrumento contra la cultura de la indiferencia que denuncia el Papa»

El éxito de la exposición Vidas comprometidas en su estreno en Jerusalén impulsó a su primer anfitrión, el padre Juan Solana, del Pontificio Instituto Notre Dame de Jerusalén, a sugerirle el padre Arturo Díaz que Ávila fuese la primera ciudad en España en albergarla. Ambos sacerdotes de la Legión de Cristo habían coincidido en Tierra Santa, y tras cuatro años allí el padre Díaz desempeñaba su labor pastoral como capellán del monasterio de la Encarnación, desde donde Santa Teresa de Jesús comenzó sus fundaciones.

"Fuimos muy pragmáticos al elegir Ávila", explica el padre Díaz: "Es muy receptiva a exposiciones, goza de magníficos palacios para acogerlas y además coincide la celebración del Año Jubilar de la Vida Consagrada con el Año Jubilar Teresiano y la exposición Las Edades del Hombre en la ciudad. Todo ello va a atraer miles de peregrinos. Era el lugar y el momento óptimo para mostrar a través de la exposición lo que España hace en Tierra Santa a través de sus religiosos, la labor de esas vidas ocultas que trabajan en silencio por el Señor".


El padre Díaz conversa con el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien inauguró la exposición, ante el obispo de Ávila, monseñor Jesús García Burillo.

Algunos de los religiosos retratados por Mikel Marín llevan en Tierra Santa más de 35 años, y han vivido muchos de los conflictos políticos y bélicos que sacuden los Lugares Santos. El fotógrafo reside allí también, junto con su esposa Yolanda Álvarez, durante mucho tiempo corresponsal de Televisión Española en Jerusalén.

"La exposición ha sabido captar el ambiente, los lugares, las personas, ya sea en escuelas, en centros sanitarios, en los santuarios", comenta el padre Solana, responsable también del Magdala Center.


Las fotos de Mikel Marín muestran el rostro de los misioneros en Tierra Santa durante sus labores diarias. El fotógrafo convivió con ellos durante días para captar con gran expresividad su labor apostólica.

"No están todos los religiosos españoles que allí trabajan, pero sí permite entrever la importancia de lo que hacen, porque hay misioneros españoles en todos los campos, del escolar al social, del hospitalario al espiritual. Españoles e italianos son los más representados allá", añde.

Vinculación con el año teresiano

El padre Arturo enlaza con facilidad el motivo de la exposición con la eclosión este año de la figura de Santa Teresa de Jesús: "Salir de la cultura de la indiferencia, que es lo que nos está pidiendo el Papa Francisco. Las fotografías y los textos nos recuerdan los problemas de los cristianos en Oriente Medio, ante los cuales no podemos ser indiferentes".

Es lo que le pasó a Santa Teresa, explica el actual capellán del monasterio de la Encarnación, cuando en ese mismo lugar, como cuenta ella misma en el capítulo primero del Libro de las Fundaciones, recibió a un misionero que venía de las Américas. Quedó consternada por la situación del alma de los indios, dice el padre Díaz, "y resolvió que no podía quedar indiferente, por lo que decidió encarar la reforma de la orden para que sus monjas rezasen por los misioneros y por los indios".

Durante la inauguración de Vidas comprometidas, este espíritu de la santa andariega quedó plasmado por la actriz abulense Candelas Pérez, quien en los últimos meses da vida a Santa Teresa interpretando un monólogo como parte de los actos conmemorativos del quinto centenario.


Como parte de la inauguración de Vidas comprometidas, Candelas Pérez realizó una magnífica interpretación de Santa Teresa de Jesús en un monólogo que mantuvo en vilo a los presentes durante toda la representación.

La representación fue un momento de gran conmoción artística entre los asistentes al acto, fiel reflejo de la expresividad plástica del trabajo fotográfico de Marín, quien, en palabras del padre Solana, "ha hecho un esfuerzo y un trabajo excepcionales".

Jueces de ello serán, hasta el 31 de agosto, quienes se acerquen hasta el céntrico palacio de Polentinos para ver Tierra Santa con ojos españoles: el ojo de la cámara del fotógrafo, y la mirada de los religiosos que ha retratado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here