El Custodio de Tierra Santa bendice una impresionante réplica en Ucrania del Edículo del Santo Sepulcro

Vista aérea de la réplica ucraniana del Edículo de la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén.

El pasado 27 de agosto, fray Francesco Patton, Custodio de Tierra Santa, y el vicario fray Dobromir Jasztal asistieron a la bendición de la réplica del Edículo del Santo Sepulcro que se ha construido en el Centro Mariano de Zarvanytsia, cercano a Ternopil, en Ucrania.

La celebración fue presidida por su beatitud Svyatoslav, arzobispo mayor y jefe de la Iglesia greco-católica de Ucrania, y el metropolita de Ternopil VasylSemenyuk, con la participación de los obispos de la metrópolis, un centenar de sacerdotes, los frailes de la Fundación Ucraniana de Rito Bizantino y unos cincuenta mil peregrinos que habían acudido al santuario para la solemnidad de la Dormición de María.

El Custodio y el vicario de Tierra Santa llevaron como regalo una reliquia de la roca del Santo Sepulcro, para colocarla en el interior de la copia realizada en el centro mariano, llamada también la Jerusalén ucraniana, porque reproduce varios santuarios jerosolimitanos dentro del recinto del santuario.

La parte del santuario dedicada a Jerusalén incluye la reconstrucción del Edículo del Santo Sepulcro, el Calvario, el jardín de Getsemaní, la Escalera Santa, la piscina de Betzatà, la Puerta de los Leones y la Torre de David. Comenzada en 2014, la parte dedicada a Jerusalén se completó a lo largo de este año.

El Custodio de Tierra Santa destacó el valor de este santuario en relación con los santuarios de Tierra Santa para permitir a los peregrinos ucranianos conocer los Santos Lugares e invitarles a peregrinar a Tierra Santa, pero sobre todo a vivir toda su vida como una peregrinación y un camino de fe tras las huellas de Jesús.

Decenas de miles de peregrinos asistieron a las celebraciones del 27 y 28 de agosto, muchos de ellos llegados a pie, para rezar con intensa fe, sobre todo por la paz en Ucrania y Oriente Medio, y para participar masivamente en la divina liturgia y en las plegarias especiales (molemen) que se elevaron en canto a la Madre de Dios asunta al cielo.

La bendición e inauguración del complejo del santuario fue una ocasión para reforzar la colaboración entre la Iglesia greco-católica de Ucrania y la Custodia de Tierra Santa, también mediante el servicio de apoyo a los emigrantes ucranianos que viven en Israel y son asistidos pastoralmente por los frailes ucranianos que prestan servicio en la Custodia de Tierra Santa.

Texto e imágenes: Custodia de Tierra Santa.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here