Flores de Tierra Santa conservadas entre las páginas de libros decimonónicos: una bella rareza

Durante el siglo XIX, muchos peregrinos y turistas que viajaban a Tierra Santa se llevaban como recuerdo flores del país secadas y aplastadas entre las páginas de algún libro.

La Biblioteca de Libros Raros Thomas Fisher de la Universidad de Toronto (Canadá) expone dos de esos álbumes, Flowers of Jerusalem [Flores de Jerusalén] y Flowers of the Holy Land [Flores de Tierra Santa], y ha compartido a través de Flickr algunas de las páginas.

Según Maria Zytaruk, de la Universidad de Calgary, responsable de la exposición, las imágenes transmiten la visión romántica de la naturaleza y de la ciencia propia de la época e incluían también "versos de poemas y versículos bíblicos sobre la Providencia de Dios en la línea de una teología natural". En muchas de ellas la composición de las flores incluye una Cruz u otros motivos religiosos.

Los textos que acompañaban a las flores "no procedían de científicos rigurosos, sino de aficionados a la historia natural que no pretendían hacer una colección de especies sino tener algo hermoso que mostrar en los salones victorianos". Por eso no hay descripciones rigurosas de la flora, sino todo lo más referencias al lugar donde fueron recogidas y al significado simbólico de algunas de las flores o su vinculación a algún lugar sagrado.


Flores de Getsemaní


Flores del Monte de los Olivos.


Flores del Monte Carmelo.


Flores de la Visitación.


Flores del Valle de Josafat.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 13 =