Rustici: el orfebre renacentista que no pudo ir a Tierra Santa pero recogió cuanto se sabía de ella

El códice del orfebre florentino Marco de Bartolomeo Rustici y la narración de su viaje a Tierra Santa son los temas del encuentro y exposición organizados por la Biblioteca de la Custodia en Jerusalén.

Orfebre, de Florencia, nacido en la primera mitad del siglo XV y apasionado por Tierra Santa, Marco di Bartolomeo Rustici fue el protagonista de la conferencia y de la exposición del jueves 11 de febrero, organizada por la Biblioteca General de la Custodia de Tierra Santa que se desarrolló en la Sala Francisco del Convento de San Salvador.

Para la ocasión se expuso una reproducción facsímil, es decir, una copia fotográfica exacta y en dimensiones reales, del códice Rustici, acompañado por un volumen que recoge la edición crítica del texto completo, con un estudio sobre las fuentes utilizadas y las imágenes insertadas. En el excepcional manuscrito, cuya copia original se conserva en el Seminario Arzobispal Mayor de Cestello en Florencia, el artista explica un viaje a Jerusalén y a Tierra Santa, tal vez nunca logrado.

Según Eduardo Barbieri, de la Universidad Católica de Milán, "el valor de este documento es grande desde tres puntos de vista: desde el punto de vista artístico porque Marco Rustici era un orfebre y por tanto sabía diseñar y nos ha dejado algunas ilustraciones excepcionales respecto a algunos monumentos, porque Marco explica de alguna manera toda la historia del mundo. Este viaje a Jerusalén se convierte verdaderamente en la construcción de una enciclopedia de todo el mundo y por tanto recoge todos los conocimientos que tenía sobre la realidad que lo rodeaba. Es interesante desde el punto de vista espiritual porque de alguna manera esta centralidad de la ciudad de Florencia es la de otra Jerusalén, porque había habido en aquellos años el Concilio de Florencia que había proclamado la reunificación de las iglesias de Oriente con la de Occidente, y por tanto es la ocasión para recomenzar una vida cristiana.”

Por su parte, el director de la Biblioteca de la Custodia de Tierra Santa, el padre Lionel Goh, OFM, considera que "el valor de este libro en cierta manera es proporcionar un eslabón perdido entre los diarios de los peregrinos que realmente vinieron a Tierra Santa".

"Más tarde", añade, "fue espiritualizado: la peregrinación en estas tierras se convierte en un viaje espiritual, además de real. Por tanto esta obra nos da algo muy importante: ante todo se ve que Rustici no vino realmente nunca a Tierra Santa, pero que consiguió recoger toda la información de otros libros de pasado y reunirlos en un único volumen.”

El viaje a Tierra Santa, motivo común
Junto a la reproducción del códice Rustici se expusieron algunos valiosos manuscritos e itinerarios de diversas épocas y lenguas, propiedad de la Biblioteca Custodial y que tienen por tema el viaje a Tierra Santa.

Durante el encuentro se afrontaron también los problemas que comportaba un viaje a Tierra Santa en el siglo XV. Dificultades en casa y complicaciones organizativas para la partida como la necesidad de hacerse con un permiso especial concedido por el Sumo Pontífice. Problemas en el viaje, como el riesgo de la intemperie o el peligro de ser asaltados o esclavizados en caso de naufragio. Hasta el encuentro con un mundo diverso por usos, costumbres y hábitos alimentarios y culturales.

Según el padre Eugenio Alliata, OFM, director del Museo del Studium Biblicum Franciscanum, "en todos los siglos los peregrinos han encontrado dificultades en el viaje hacia Tierra Santa. En los textos que nos han dejado aparece con toda claridad. Sin embargo, a partir de lo que dicen, sabían ya antes de partir que encontrarían dificultades y estaban preparados para ejercitar toda la paciencia que fuera necesaria para poder llegar a gozar de los beneficios que la peregrinación les daba.”

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − seis =