En Jerusalén se repartieron doscientos árboles de Navidad a todos los cristianos que lo pidieron

La ciudad santa de Jerusalén retomó esta semana el espíritu navideño con el reparto de árboles a la población cristiana, algunos de cuyos miembros pidieron a los creyentes en todo el mundo no olvidarse de Tierra Santa y rezar por la paz en ella.

"La presencia de los peregrinos que vienen a visitar la Tierra Santa hace que, quien vive aquí, piense que hay alguien que se interesa, que no estamos solos", dijo a Efe Fray Agustín Pelayo, un franciscano mexicano natural de Jalisco que lleva en Jerusalén desde el 2003.

Las Navidades de las distintas comunidades cristianas suelen atraer a decenas de miles de peregrinos de todo el mundo entre finales de diciembre y principios de enero, y aunque el epicentro de las fiestas está en Belén, lugar en el que la tradición sitúa el nacimiento de Jesús, la inmensa mayoría pasa también por Jerusalén.

Con un conjunto de árboles de Navidad a sus espaldas, que la Municipalidad israelí de Jerusalén repartió el lunes 21 de forma gratuita a todo cristiano que lo pedía, el franciscano destacó la importancia de esta presencia de peregrinos no sólo a efectos espirituales, sino también económicos.

"La presencia de los peregrinos es también muy importante porque esto mueve el trabajo entre nuestros cristianos, gente que vive aquí y que muchas veces pierde la esperanza", destacó al asegurar que "la realidad no es muchas veces lo que se maneja a través de los medios de comunicación".

"Ven el clima que es está viviendo en este ambiente tranquilo, se ve que la gente puede caminar. Dificultades encontramos en todos los países, muertos encontramos en todos los países, la violencia reina un poco en todas las partes, pero no tenemos que perder esa esperanza", mantiene fray Agustín abogando por las peregrinaciones.

Transmitir la alegría del nacimiento de Jesús
En la ciudad vieja de Jerusalén los comerciantes árabes aseguran que se nota una cierta paralización en la actividad comercial, mientras un Santa Claus trataba de restaurar el ambiente festivo haciéndose fotos con los viandantes y un ciprés en mano del montón que aún esperaban un hogar en estas Navidades.

"Lo hago para celebrar la Navidad, hacer sentir el regocijo, la paz y el amor por el nacimiento de Jesús", dice Issa (Jesús en árabe), natural del barrio cristiano de la ciudad vieja y quien lleva haciendo el papel de Santa Claus desde hace doce años.

Aunque la condición para obtener el árbol era tener una tarjeta de residencia en la ciudad y ser cristiano, en la práctica cualquiera que se acercaba podía llevarse uno de los 200 ejemplares.

En un mensaje de paz desde Tierra Santa, este particular Santa de luengas barbas, insiste -campanilla en mano- en que "este país es un lugar santo para todo el mundo" por lo que "todos deben rezar por la paz en esta tierra" y regocijarse por el nacimiento de Jesús.

Las celebraciones de Navidad en Tierra Santa comenzarán el próximo jueves con el tradicional peregrinaje del patriarca latino, Fuad Twal, de Jerusalén a Belén, el último de su gestión como arzobispo de la diócesis tras haber cumplido los 75 años.

Por la noche, después del festivo recibimiento del que suele ser objeto en la Plaza del Pesebre, oficiará la Misa del Gallo en presencia del presidente palestino, Mahmud Abás, y los cónsules de las potencias occidentales protectoras de Tierra Santa, entre ellas España, un oficio transmitido a todo el mundo por la televisión palestina.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − 4 =