Hallan una ciudad jordana destruida por un fuego extrañamente intenso: ¿es la Sodoma bíblica?

Un equipo de arqueólogos afirma haber descubierto los restos de la que podría ser la ciudad de Sodoma.

Estos hallazgos arrojarían además luz sobre la Edad de Bronce y sobre cómo las ciudades-estados se formaron en el período comprendido entre los años 3.500 y 1.540 a.C.

El descubrimiento, si se confirma, sería de suma importancia para la arqueología. La que podría ser la ciudad de Sodoma, célebre por el relato bíblico, ha sido descubierta por arqueólogos estadounidenses en el sur de Jordania.

El equipo, dirigido por el profesor Steve Collins de la Universidad Trinity de Nuevo México, así lo ha afirmado tras haber trabajado durante diez años en excavaciones del proyecto llamado Tall el-Hammam, en el Valle del Jordán, informa Popular Archaeology.

"El equipo de arqueólogos ha desenterrado una mina de oro de una monumental y antigua estructura revelando una ciudad-estado que dataría de la Edad de Bronce, y que dominó la región del sur de Jordania en el Valle del Jordán", afirmó Collins, que buscó la ubicación del lugar basándose en los datos y referencias del texto bíblico.

Agregó que "la mayoría de los mapas arqueológicos de la zona estaban en blanco" antes de su trabajos allí. "Lo que tenemos en nuestras manos es una importante ciudad-estado que era desconocida por los eruditos antes de empezar nuestro proyecto" concluye.  

Una muralla de 10 metros de alto
El sitio, según los arqueólogos, tiene dos estratos, una parte inferior y una ciudad alta. Además la ciudad posee un muro de 10 metros de alto hecho con ladrillos de barro. También hay puertas, torres y una plaza central.

"Fue una misión enorme, que requirió millones de ladrillos y, obviamente, un gran número de trabajadores", sostuvo Collins. Asimismo, la evidencia de torres y puertas, junto con algunas otras piezas descubiertas indican que las fortificaciones de la Edad de Bronce eran mucho más resistentes de lo que se pensaba.

La evidencia arqueológica también indica que la vida de la ciudad llegó a un brusco desastre final. Los restos excavados muestran que se produjo en la Edad de Bronce el apogeo de la ciudad para tener, sin embargo, un final repentino e inexplicable hacia el final de la Edad del Bronce que hizo que esta antigua ciudad se convirtiese en un páramo durante siglos.

Fragmentos de cerámica recuperados acreditan la exposición a niveles muy altos de temperatura, muy superiores a lo que cabría esperar de un incendio o un horno, algo que puede ser un indicio de lo que ocurrió.


La cerámica fundida de la izquierda viene del yacimiento jordano; la de la derecha, de Alamogordo, del terreno donde en 1945 se hicieron ensayos con la bomba atómica; parece que una gran temperatura, mayor que un incendio u horno, afectó esa cerámica 

Collins ha planteado la hipótesis de que podría haber sido resultado de una ´explosión en el aire ", como la de un meteorito. Algo similar ya se documentó que ocurrió en Mesopotamia alrededor de 2200 aC. El resultado es que no hubo en la zona ninguna forma de vida durante un período de 700 años.

Según el Antiguo Testamento de la Biblia, esta ciudad junto a Gomorra, estaba asociada a una gran maldad y pecados de los hombres, y por ello fue castigada y destruida por Dios enviando una ´lluvia de fuego y azufre´ que destruyó completamente la ciudad.

[Más detalles del hallazgo, en inglés, aquí]

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − siete =