Un lugar ideal para empezar un matrimonio cristiano: se celebra la primera boda en Duc in Altum

Magdala no va sólo sobre arqueología, voluntarios y visitantes. Magdala va de la gente… y de las vidas que se entrecruzan en Magdala todos los días, y en ocasiones de formas poco habituales. Vamos a contar un reciente y hermosísimo encuentro.

En 2011, Carlos estaba estudiando con los Legionarios de Cristo en Roma y decidió ser voluntario durante un año en Magdala. Al mismo tiempo, Rachael, una joven norteamericana, enseñaba inglés en El Salvador cuando conocio al padre Juan Solana en una conferencia sobre Magdala. Cuando la conferencia finalizó, sintió una fuerte llamada a ser voluntaria en el proyecto. Se inscribió y llegó a Magdala en agosto de 2012, justo cuando Carlos estaba concluyendo su año como voluntario.

Lo que comenzo como una relación de trabajo y de voluntariado pronto se convirtió en un nuevo camino para Rachael y Carlos… ¡se enamoraron!

Cuando terminaron su periodo de voluntariado, ambos volvieron a sus responsabilidades y se las arreglaron para trabajar juntos en El Salvador. Su relación creció y finalmente decidieron casarse.

"¿Dónde? ¿Cómo? ¿Qué haremos después?", se preguntaban.

Al mismo tiempo, ambos se sintieron llamados a volver a Magdala. Decidieron contactar con el padre Juan Solana y pedirle dos cosas. Primero, si querría celebrar su boda en Duc in Altum en Magdala. Y segundo, si podrían volver a ser voluntarios de nuevo… pero esta vez como matrimonio. Ambas peticiones fueron felizmente concedidas, y he aquí lo que resultó…

El 1 de agosto de 2015 se celebró la primera boda en Magdala.

Carlos y Rachael dispusieron una ceremonia sencilla para centrarse en el detalle más importante: su respuesta a la vocación matrimonial en una celebración de su amor y amistad. Estuvieron presentes los familiares más cercanos de la pareja, así como los voluntarios de Magdala (casi treinta por entonces, por ser periodo de excavación arqueológica) y algunos amigos íntimos. Fue muy hermoso, una verdadera historia de amor.

Así que si visitas Magdala en los próximos meses, podrás conocer a Carlos y Rachael y felicitarles personalmente.

"A Carlos y Raquel, que Dios os bendiga y colme de alegría vuestro matrimonio. Vuestra boda queda registrada en la historia de Magdala como el primer matrimonio celebrado en Duc in Altum. Os deseamos todo lo mejor".

Artículo publicado en
Magdala.org.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 5 =