Los parásitos hallados en una letrina de Jerusalén desvelan relaciones comerciales con Europa

El análisis de una letrina de hace más de 500 años en Jerusalén ha encontrado parásitos humanos comunes en el norte de Europa, pero muy raros en Medio Oriente en aquel tiempo. Esto sugiere la existencia de rutas comerciales o de peregrinación de larga distancia y arroja luz sobre las enfermedades infecciosas prevalentes de la época, informa Europa Press.

Los investigadores encontraron evidencias de seis especies de parásitos intestinales en un pozo negro del siglo XV descubierto en el barrio cristiano de la ciudad vieja de Jerusalén más de 500 años de edad. Estos incluyen grandes cantidades de lombrices intestinales y triquina, que se transmiten por contaminación fecal de los alimentos y se cree que son endémicas de la región desde la evolución humana fuera de Africa. Dos de los parásitos detectados, Entamoeba disentería y la tenia de los peces eran comunes en el norte de Europa en la época medieval, resultan sin embargo muy raros o casi completamente ausentes entre las poblaciones del Oriente Medio medieval.

La forma de cocinar los alimentos fundamenta la hipótesis
La tenia de los peces era frecuente en el norte de Europa debido a la popularidad del pescado como alimento y la naturaleza de su preparación: a menudo se come crudo, ahumado o en escabeche, que no mata el parásito. De acuerdo con los textos árabes de la época, en las ciudades sirias del interior como en Jerusalén no se consumía pescado con frecuencia, y cuando se consumía siempre estaba cocinado a fondo siguiendo las tradiciones culinarias locales. Esta cocción mata al parásito y evita su propagación. El equipo también encontró piezas de cerámica italiana en el mismo pozo negro, lo que refuerza la hipótesis de una fuerte negociación o vínculos religiosos entre Europa y Jerusalén a finales del año 1400.

Los investigadores dicen que la presencia de estos parásitos en la letrina sugiere que o bien estaba una casa cuyos propietarios eran comerciantes de Jerusalén que viajaron a Europa en viaje de negocios, contrayendo los parásitos mientras estaban allí, o tal vez era un hostal que acomodó a viajeros europeos como comerciantes o peregrinos.

Comerciantes propios o foráneos

"Aunque sólo podemos sugerir razones de por qué las personas hacían estos viajes entre el norte de Europa y el barrio cristiano de Jerusalén, parece que trajeron con ellos confiados autoestopistas en sus intestinos", dijo Muelles Mitchell, de la División de Antropología Biológica de la Universidad de Cambridge, que llevó a cabo el estudio, publicado en la Revista Internacional de Paleopatología.

"La presencia de la tenia de los peces -que puede alcanzar los diez metros de largo en los seres humanos, hecha una bobina en el interior del intestino- en combinación con los fragmentos de cerámica hecha en Italia, indica que viajeros del norte de Europa utilizaron esta letrina durante una visita a Jerusalén", dijo Mitchell.

El equipo utilizó una combinación de microscopía y análisis biomolecular (ELISA) para descubrir huevos de parásitos en una docena coprolitos de heces fosilizadas, y algunos sedimentos pozo negro. El pozo negro en sí, que se encuentra a poca distancia al norte de la Iglesia del Santo Sepulcro, fue mucho más que un simple agujero en el suelo: presenta un techo abovedado, con paredes de piedra, y dos rampas de entrada para la defecación en lados opuestos.

Los investigadores también encontraron cantidades de huevos del parásito Taenia, indicando tenia de cerdo o ternera. A pesar del dominio del Islam en la sociedad durante el periodo mameluco (1250-1516 dC), los cerdos se habrían consumido aún en el barrio cristiano.

Artículo publicado originalmente en La Razón.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =